¡Te necesitamos!






Traducción Español-Inglés: Nina
Traducción Inglés-Japonés: DayDrop


Notas

  • 1 “Soy yo, soy yo” es una estafa telefónica infame en Japón.

  • 2 Esto se refiere a la fábula de Esopo sobre el Viento del Norte y el Sol, que siempre discutían sobre quién era más fuerte, por lo que compiten para ver quién puede conseguir que un viajero se quite la capa. Soplaba el viento, pero el viajero se envolvía con más fuerza en la capa. En cambio, el sol brilló hasta que el viajero se quitó la capa del calor.

  • 3 Es un juego de palabras con la canción Sake to Namida to Otoko to Onna (Alcohol y Lágrimas y un Hombre y un Hombre) de Kawashima Eigo.


Era una noche de fin de semana y una multitud de personas pululaban por todo Shinjuku. Shin todavía no estaba acostumbrado a la densidad de población de Tokio. El teatro estaba justo al lado de las puertas de entrada después de salir de la estación. Era el único lugar donde podían encontrarse, y un mar interminable de personas se extendía hasta donde alcanzaba la vista. Shin llegó cinco minutos antes de la hora de la reunión cuando miró a su alrededor y sintió que alguien lo tocaba en el hombro.

"Oye, ¿cómo te va, Nacchan?"

"Ah."

Shin no pudo reaccionar por un momento porque Tatsuki llevaba una gorra de béisbol y un par de anteojos con montura de pasta. Al igual que una celebridad encubierta– ...Pensándolo bien, ya lo era. Shin lo veía cinco días a la semana, haciendo que la rareza de su apariencia fuera inexistente, por lo que realmente adormecía su juicio.

"Soy yo, soy yo." Tatsuki señaló juguetonamente la punta de su nariz. “Tuve un pequeño accidente. ¿Me puedes enviar algo de dinero?”1

Su voz era fuerte como de costumbre. ¿No reducía la eficacia de su disfraz si abría la boca como solía hacer?

"¿Por qué intentas estafarme en el momento en que me ves?"

"Porque me miraste como '¿Quién eres tú?'"

“Estaba un poco sorprendido. Nunca pensé que te importarían estas cosas fuera del trabajo."

"No lo haría si fuera solo yo, pero ¿no odias llamar la atención, Nacchan?"

"Sí."

¿Entonces fue para mí? Shin pensó. Deseaba poder haber dicho, Gracias, justo después, pero su patrón de pensamiento quedó atrapado entre las preguntas. ¿Debería agradecerle? ¿O no? y perdió la oportunidad.

"Además, sería descortés con los comediantes si la gente empieza a notarme dentro del teatro."

"Ah, entonces es eso."

Pero podía decir cosas como estas sin pensar.

"Muy bien, entremos ~"

Tatsuki tomó la mano de Shin de manera extremadamente natural y tiró de él. Obviamente, solo estaba haciendo esto porque el lugar estaba tan lleno de gente, pero a Shin le sorprendió que un hombre tomara su mano sin dudarlo y tuvo que sacudir la mano de Tatsuki.

"¿Hmm?"

Tatsuki se dio la vuelta para mirarlo con una mirada perpleja.

"Lo siento... Mis manos están sudorosas."

“¿Eh? Está bien, no es gran cosa."

Tatsuki no sonaba como si lo estuviera diciendo solo para ser educado, sino que realmente pensaba que estaba bien. Quizás Shin estaba haciendo un gran alboroto por eso, pero lo conmovió un poco escuchar a Tatsuki decir eso. Sí, hubo momentos en que Shin retrocedía ante la enorme franqueza en sus palabras, pero Tatsuki no mentiría sobre algo estúpido para mantener la apariencia de una relación superficial. Shin pensó que tal vez a la gente le agradaba tanto Tatsuki porque podían confiar en su honestidad. Shin estaba feliz de que lo trataran tan bien, pero también le pesaba un poco. Porque significaba que tenía que aceptar una parte del corazón de la persona. Pero la amplitud del corazón de Tatsuki también lo hizo sentir cómodo.

"¡De todos modos, soy yo el que tiene los boletos! ¿Por qué estás tomando la iniciativa aquí?”

"Oh, tienes razón."

Se sentaron en la última fila reservada para el personal y sus invitados y esperaron a que se levantaran las cortinas mientras tomaban sorbos de las latas de cerveza que compraban en el puesto de comida.

“¿Eh? Pensé que no podías beber, Nacchan."

"Es solo algo que digo porque normalmente tengo cosas que hacer o me llaman para trabajar."

Los asientos se llenaron gradualmente. El teatro hizo sus anuncios previos al espectáculo por los altavoces, y Shin pudo sentir el ruido y la emoción por el espectáculo creciendo a la vez. Poco a poco, el barómetro fue subiendo.

“Gracias” Shin susurró, las amargas burbujas humedeciendo sus labios.

"¿Por qué?"

"Por Motor Coil."

"Oh está bien. Me divertí mucho tenerlos cerca. …Y también aprendí algo."

“¿Eh? ¿Vas a ser comediante?”

"Hmm, conozco a un locutor que sería mejor en eso que yo ~ ¡Aunque nunca lo haría ~!"

No había luces de estudio cegadoras aquí para repelar la sombra y la neblina. El perfil de Tatsuki sonriendo de alguna manera parecía más maduro de lo habitual en la penumbra del teatro. Tenía los ojos fijos en las cortinas del escenario.

"Me dijeron que pararse allí los asustaba tanto que podían morir."

"Puedo ver por qué. Oh, he oído que no te pones nervioso en absoluto."

"Sí, soy virgen de los nervios."

“No lo digas así. ¿Es porque crees que no estás fallando?” Preguntó Shin. "¿Porque nunca has tenido contratiempos en tu vida?"

“No hay nadie que nunca haya enfrentado reveses en su vida. ¿Realmente te veo tan lleno de confianza?"

"Parece que llevas una vida fácil."

Aunque sonaba bastante similar.

"No realmente... Si me equivoco, no es como si me fuera la vida. Soy un locutor, no un miembro del escuadrón de bombas."

"Y yo tampoco te querría en un escuadrón de bombas... Entonces, ¿qué aprendiste?"

"Que no sé lo que significa estar tan asustado que podrías morir."

Tatsuki se giró abruptamente para mirar a Shin. Estaba oscuro, pero de alguna manera había una luz en los ojos de Tatsuki. Shin podía distinguir claramente los irises de sus ojos, incluso detrás de las gafas, como la luz que fluye a través del contenido de un caleidoscopio. Shin contuvo el aliento y bajó la mirada hacia la lata de cerveza que tenía en la mano. Esa fue también la primera vez que Shin escuchó a Tatsuki susurrar tan suavemente.

No sé nada sobre él. Eso no es una sorpresa, supongo.

"–Pero dijeron que Souma-san lo entendía."

"¿Eh?"

Las luces del escenario se encendieron y el acto de apertura apareció con las cortinas aún bajadas.

"¡Oh, está empezando!"

Tatsuki volvió a su estado normal y se unió a los ligeros aplausos.

Shin quería preguntar por qué surgió el nombre de Sakae y qué aprendió Tatsuki después de todo, pero no pudo.

+ + +

"¡Ahhh, fue un gran espectáculo!"

El programa de aproximadamente 2 horas terminó y Tatsuki se estiró con satisfacción.

"¡Me reí lo suficiente durante un mes ~!"

"Jaja, si te ríes en el próximo mes, estarás yendo al baño constantemente."

“¿En serio ~? Supongo que tendré que pasar el próximo mes pensando en mi papá."

“¿Eh? ... ¿Falleció? "

"No, él está bien."

"¿Entonces por qué tu papá?"

"Cuando te estás tirando a alguien, pero no quieres correrte todavía, ¿no piensas en tu papá? Esa es la forma más efectiva para mí."

"Te fuiste totalmente por las ramas... Voy a pasar un minuto por el camerino. ¿Quieres venir?"

"Sí ~"

Se detuvieron en el camerino, el aire estaba lleno de emoción después de quitarse una actuación. Los chicos de Motor Coil los notaron de inmediato.

"Tatsuki-kun, muchas gracias por hoy."

“¡Hey, gran espectáculo, chicos! ¡Fue divertidísimo!"

"Nos diste un lugar donde podíamos relajarnos y tomar una siesta, y gracias a eso, no tropezamos con nuestras palabras."

“No, pillé algunas resbaladas aquí y allá. Soy locutor, así que soy muy estricto con estas cosas ~"

Cuando Shin fue a saludar a los otros comediantes que conocía, mencionaron que la audiencia estaba muy animada hoy.

“El tipo se rio muy fuerte, y su reacción fue tan exagerada. Pensé que habías traído un extra contigo."

"Sí, sí, me preguntaba si Nawada estaba pensando en nosotros y lo había traído para ayudarnos a sentirnos mejor."

"Incluso si fracasara, estaría bien."

"No lo digo como un anuncio publicitario, 'Incluso en los días pesados, estaré bien'."

"Lo siento, ¿hicimos demasiado ruido?" Preguntó Shin.

"¿Qué comediante no está contento con que la gente se ría? Todos se sintieron realmente aliviados por el buen humor del público. Cuando la gente aplaude y asiente con la cabeza, es la mejor tranquilidad que podemos tener. Como si no lo estuviéramos haciendo mal al hacer esto."

"Cuando Souma-san viene a mirar, la presión es aplastante y demoledora."

"¡Si! Estoy como, ¡vaya, sus ojos son como los de un sicario ~! Y estoy temblando por todas partes."

El comediante se rio entre dientes y agregó, "Pero también está bien. El miedo y los nervios son algo que necesitamos. Me ayuda a seguir y pensar, ¡hoy voy a dejarlo boquiabierto!"

"Pero sí, ven con ese amigo tuyo, mejoraremos aún más."

"¡Oh! ¡Tenemos que darles un nombre! El Viento del Norte y El Sol ~”2

Era un nombre demasiado apropiado.

"Ese se explica por sí mismo."

Shin y Tatsuki salieron del teatro. La noche estaba cubierta de luces de neón y cargada de calor de la tarde.

“Ahhh, mis gafas se están empañando. ¡Estoy hambriento! ¡Vamos a comer!"

"Por supuesto. ¿Qué tienes ganas de comer?

Shin sacó su teléfono para tratar de encontrar un lugar en el área que satisfaga sus necesidades, pero luego Tatsuki hizo una sugerencia.

“Un colega senior en el trabajo me llevó a un lugar realmente bueno el otro día. Vamos para allá."

"¿Cuál es el nombre del lugar? Llamaré y preguntaré si tienen mesas libres."

"No, está bien, está bien. Solo vámonos."

"Pero es el fin de semana. Podría estar lleno."

“Entonces simplemente caminaremos y buscaremos otro lugar. Hay toneladas de restaurantes en la zona."

"Si solo elegimos un lugar al azar, la comida podría ser horrible."

“Pues luego nos vamos y nos movemos a otro lugar. Hoy tengo ganas de dejar las cosas en el aire ~ No estamos en el trabajo, así que no tenemos que planificarlo todo a la perfección."

Un locutor era un trabajo bastante estricto con muchas reglas, pero aquí, incluso en (una pobre excusa) un disfraz, Tatsuki parecía más libre que cualquier otra persona en la calle. Era una noche clara y sofocante después de ver un programa de comedia en el que se había reído a carcajadas y caminaba para llenarse el estómago vacío. No le importaba si tenía que esperar, si llegaba con las manos vacías, si escogía un mal restaurante –nada de eso era una pérdida de su tiempo, y nada podría enfriar su ánimo ... El perfil de su rostro era ese brillante y poderoso. Aunque para Shin, consideraba un fracaso si las cosas fracasaban porque no planeó todo de antemano.

"Nacchan, apuesto a que eres muy popular ~"

“¿Qué? ¿Te estás burlando?”

Tatsuki no era del tipo que hacía comentarios sarcásticos, pero Shin no pudo evitar fruncir el ceño.

“Quiero decir, nunca te enfadas por hacer reservas, simplemente sacas tu teléfono y te encargas de todo. Y antes, en el camerino, te tomaste la molestia de mantener abierta la puerta. Eres tan galante ~"

"Son solo hábitos que aprendí para el trabajo."

También podría llamarse la determinación de un trabajador doméstico de baja categoría.

"Sé que probablemente te resulte natural, pero no tienes que hacer nada de eso a mi alrededor."

"Pero por más podrido que estés, todavía eres un presentador."

“¡Hey, hey! ¡Soy súper brillante y animado! De todos modos, realmente odio cuando la gente actúa con rigidez debido a los rangos y la antigüedad. Cuando era un nuevo empleado, había una chica, una asistente de cámara, que tenía bolsas gigantes de cámara colgando de ambos hombros, así que me ofrecí a ayudar a llevar una de ellas, pero el operador de la cámara me reprendió por completo, diciendo que es su trabajo y que no debería interferir."

“Bueno, por supuesto. Es su trabajo."

Si Shin fuera ese asistente de cámara, solo sería un favor no deseado.

"¿De verdad? Pero no me ofrecí a ayudar porque ella era una chica. Cuando trabajas en equipo, y hay una persona cargada con bolsas gigantes y una persona con las manos vacías, debes tomar parte del trabajo, ¿verdad? Más importante aún, siento que es una inclinación humana natural que viene incluso antes del trabajo."

“Pero se inscribió para ser asistente de cámara sabiendo muy bien que es un trabajo físicamente duro, ¿verdad? Y hay muchas veces en las que tienes que aguantarlo tú mismo."

"Por supuesto, no hay duda de eso", dijo Tatsuki con firmeza. “Pero cuando tienes que aguantarlo solo y alguien te ayuda, se convierte en un pequeño recuerdo agradable, ¿no crees? Si alguien piensa que ayudar a alguien es malcriarlo, ese es su problema."

Tatsuki no era increíblemente puro ni increíblemente desinteresado. Dale la vuelta a su generosidad, y podría ser llamado simplemente insensible. Tuvo la astucia para usar su imagen y su efecto en las personas para satisfacer sus propias necesidades. De una forma u otra, podría ser descuidado, olvidadizo, desvergonzado e irritantemente ruidoso. Era un hombre, todavía joven, hecho de carne y hueso con defectos y debilidades como cualquier otra persona, pero podía hablar y decir esas palabras sin falsas pretensiones, y todavía era mucho Tatsuki. Tenían la misma edad, pero él era muy diferente de Shin. Era un hombre de 27 años espléndido, inteligente y mundano, y probablemente había mucho más en él que apenas rascaba la superficie. Pero solo había un joven de 27 años aquí que hizo que Shin no pudiera contenerse en este momento, y esa persona era Tatsuki.

¿Qué he hecho todo este tiempo? ¿No tengo algo que hacer también?

Su repentina impaciencia era una especie de energía, y sin saber qué hacer con ella, le dio a Tatsuki un fuerte cabezazo en la espalda.

“¡Oye, ay! ¿¡Qué estás haciendo!?"

"Quiero golpearte, realmente quiero golpearte, así que me pregunté si debería..."

"¡Me pegaste!"

Mientras discutían, llegaron a su destino. Afortunadamente, podrían sentarse de inmediato. Tatsuki se quitó la gorra de béisbol y se pasó los dedos por el cabello para arreglarlo primero. Luego ordenó casi todos los platos de carne, ignorando los aperitivos y ensaladas como si no existieran. Hicieron chinchin con sus cervezas de barril y se pusieron a comer y beber.

"Estas alitas de pollo guisadas son increíbles. La carne asada también."

"Lo sé, ¿verdad?"

"Sin embargo, la mesa está cubierta de todas cosas marrones."

“Oh, ¿quieres verduras? ¿Qué tal patatas fritas entonces?

"Tienes que comer algo verde."

"Por cierto, el otro día estaba presentando el estreno de una película", dijo Tatsuki mientras masticaba un ala de pollo en la mano. "El gerente de planta mencionó que solía trabajar en GoGo hace mucho tiempo."

"Hnn."

"¿Te enojarás si sigo hablando?"

"No lo sé, todavía no lo he escuchado."

"Llamó a Souma Sakae un productor desalmado."

"...Hnn."

"Oh, estás enfadado."

"No realmente."

Shin pensó que era natural que la gente dijera eso. Pero se preguntó por qué Tatsuki sacó el tema a propósito. Hablando de eso, tampoco entendía los verdaderos motivos detrás de las misteriosas palabras de Tatsuki de antes.

"Dijo que cuando su madre murió repentinamente, le hizo saber que volvería para el funeral, y Souma-san solo lo miró como si fuera un insecto y dijo: '¿Qué?'"

Shin recordó ese incidente. Había sucedido hace unos tres años. El miembro del personal se había ido para asistir al funeral y nunca regresó. Era alguien que había "abandonado el barco". Shin no sabía qué tipo de conversaciones se mantenían entre la cadena y la productora, pero Sakae nunca le dijo una palabra al staff, como si el chico nunca hubiera estado allí en primer lugar, y por eso nadie había preguntado sobre eso. Había sucedido durante un tiempo en que se estaban preparando para un especial, cuando todos eran esencialmente zombis, y nadie tenía tiempo para prestarle atención tampoco. Cualquiera que se saltara el trabajo sin previo aviso se consideraba incondicionalmente vil, y era un pensamiento desagradable que el tipo todavía trabajaba en la industria.

"Disculpe, me gustaría los hongos shiitake rellenos de carne, por favor", le dijo Shin a un camarero.

"Eso sigue siendo algo marrón."

“Cierra el pico. ...De todos modos, creo que Souma-san no diría nada si hubiera estado en estado crítico."

"¿Qué quieres decir?"

"Entiendo lo que siente el chico por ver a su madre por última vez, pero cuando alguien muere, nada cambia realmente, incluso si corres a su lado. Tal vez Souma-san pensó, '¿Qué puedes hacer corriendo hacia allí?'. Probablemente suena cruel, pero creo que mis pensamientos también se inclinan hacia eso."

"Entiendes todo sobre Souma-san, ¿eh?"

"Si eso fuera cierto, no estaría luchando tanto. Incluso hoy–"

Hubo un sonido de un chasquido ligero. Un ala de pollo desnuda estaba en la boca de Tatsuki, y el hueso de la punta se había partido en dos.

"Ups, mordí sin pensar."

Tatsuki colocó los huesos en su plato como si nada hubiera pasado. Shin vislumbró una médula oscura de color sangre en la delgada sección transversal y, por alguna razón, le hizo sentir un escalofrío. Tatsuki lamió los jugos de sus dedos, sin importarle cómo se veía, y gritó, "Nacchan", lamiendo sus labios.

"Incluso cuando llevo gafas, nunca me miras a los ojos".

"¿Eh–?"

Asustó a Shin. Con sus palabras y con la luz en sus ojos, como metal afilado, medios cubiertos por los marcos de las gafas. Shin no pensó que Tatsuki pudiera poner esa cara. ¿Estaba borracho? Si estaba sobrio, ¿cuáles eran los sentimientos que lo hacían verse así? Shin ya no estaba seguro de si Tatsuki era el Sol o el Viento del Norte. Soplaba frío y calor él solo.

"Oh, hola, Tatsuki."

Fue entonces cuando un hombre de traje se detuvo frente a su mesa.

"Oh, hola, ¿cómo estás?"

No parecía ser un espectador borracho al azar, sino alguien que trabajaba en la cadena.

“¿Tienes una fiesta de solteros? ¿Las chicas aparecerán pronto? Así que usas este lugar inmediatamente tan pronto como te lo cuento."

"No, es solo una noche de chicos con el staff."

"¿En serio? ¿Puedo molestarte un segundo entonces? Estoy bebiendo con el comentarista deportivo Ibaraki-san. Probablemente harás jugadas a jugadas en un futuro, así que deberías conocerlo y presentarte."

Entonces el tipo también era un locutor. E ignoró completamente a Shin para impulsar su propia agenda. Desde el momento en que escuchó que Shin era del staff, sin ninguna mala intención, desapareció de su campo de visión junto con cualquier consideración por él. Fue completamente normal. Si Shin quería algún reconocimiento de los presentadores, tenía que trabajar más duro para conseguirlo. Por eso realmente no hirió sus sentimientos. Se dio cuenta de nuevo de cuán minoritario era en realidad el tipo de Tatsuki. Pero Tatsuki aún era joven. No era agradable decirlo, pero la industria aún podría envenenarlo en el futuro, y tal vez él naturalmente trazaría una línea y lo trataría igual que a todos los demás. No se trataba de una cuestión de rango, sino de camarillas y grupos. De quién estaba en la luz y quién estaba fuera de ella. Shin probablemente estaría triste si eso sucediera.

"Lo siento, ahora mismo estoy–"

Tatsuki parecía que iba a rechazar al tipo, por lo que Shin salió corriendo de su asiento y dijo, “No, no, por favor, adelante. Tengo una llamada telefónica que debo atender, así que estaré afuera."

Era solo una excusa que se había inventado, pero cuando llegó a la caja registradora, su teléfono celular realmente sonó. Era de un director que era un colega senior suyo. Salió del restaurante y abrió la puerta de la escalera de emergencia. Las luces y los letreros parpadeaban resplandecientes en el aire húmedo de la noche. La ciudad era ruidosa, brillante y caótica; era como la televisión misma.

"¿Hola?"

"Lo siento, ¿dónde puedo encontrar las tarjetas P2?"

"Están en el escritorio a la derecha de los casilleros, en el cajón superior."

"Veamos, cajones, cajones ... Oh, las encontré. Gracias."

"Estaremos a partir de mañana por la tarde, ¿correcto? Había planeado preparar los suministros por la tarde."

“No, tengo otra sesión por la mañana para otra cosa. No es nada importante, solo algunas instantáneas rápidas para un artículo."

“¿Eh? Entonces debería ir contigo."

"No, está bien. No he operado nada por mi cuenta por un tiempo, así que estoy perdiendo mi toque."

"¿Necesitas que alguien te lleve las maletas?"

"Eres realmente muy trabajador, Nawada."

"¿Por qué dices eso de repente?"

"Bueno, solo que dejo GoGo después del próximo mes."

"¿Qué?"

Shin apretó su agarre en el teléfono. Los nuevos AD se rendían y renunciaban todo el tiempo, pero esta persona era un director veterano, alguien de quien dependían como su fuerza principal. Shin había aprendido innumerables cosas de él.

"No puedo creerlo. ¿Por qué lo deja?”

“Ya tengo cuarenta y tantos y el trabajo realmente me está afectando. Sí, está el aspecto físico del trabajo, pero a veces siento que no sigo el ritmo del humor de la generación más joven. Siento que probablemente ya es hora de que siga adelante. Ya he tenido suficiente de la televisión, así que le pedí a la empresa que me trasladara a la producción de cosas como anuncios o videos de formación."

"Ya veo…"

"—Pero esa es solo la mitad de la verdadera razón."

"¿Eh?"

“Sabes, entré en este negocio por primera vez porque me encantan los programas de variedades. Tenía mucha confianza en mi sentido artístico y técnico. En cuanto a planos y composición, nunca pensé que era inferior a nadie de mi generación. ... Pero en nuestro programa tenemos a Souma-san, ¿verdad?"

“Sí.”

“No me importa si tengo a alguien más joven que yo como jefe. Soy personal subcontratado, así que tengo perfectamente claro ese punto. Pero Souma-san… Si solo fuera un tirano, estaría bien. Podría darlo por perdido pensando que no puede hacer nada. Pero no es así. Me carcomo la cabeza escribiendo y reescribiendo un escenario unas 20 veces, pero Souma-san tardará 10 minutos en arreglarlo y convertirlo en algo brillante. Lo mismo ocurre con la forma en que compone una escena y sus ediciones también. Y la forma en que dirige los diálogos en el estudio. Es por eso por lo que los artistas confían más en Souma-san que en los directores. He pasado muchos años maldiciéndolo y diciéndome a mí mismo que haré algo mejor, pero después de todo este tiempo, creo que tal vez estoy demasiado cansado, o tal vez finalmente me di cuenta de que no puedo superarlo. él. ...Sí, todo esto es mi propia satisfacción personal, pero en esta línea de trabajo, una vez que pierdes tu amor por él, no puedes seguir haciéndolo por más tiempo. Es como hacer un caldo de sopa con los huesos. Ya no me queda nada, así que no importa cuánto más trate de hervirlo, no hay más sabor que pueda extraer de mí mismo. Si lo pienso de esa manera, no me siento tan mal por eso."

“Puede ser que esté un poco cansado. Tal vez después de un descanso, podría encontrarse recargado."

Sabía que sus palabras sonaban vacías, pero aún tenía que decirlas. El hombre era un director tan bueno y talentoso. Shin amaba muchos de los episodios que había filmado.

"Tal vez."

El director se rio con ironía –no lo creyó ni por un segundo. Pero el hecho de que no rechazara de pleno sus palabras probablemente fue su amabilidad para con Shin.

"Sé que puede que no signifique mucho viniendo de mí, ya que me estoy rindiendo, pero deberías intentar hacer tus propios videos, Nawada. Dale forma de algo que quieras ver. Es increíblemente valioso tener una idea de tus sentidos cuando eres joven. Realmente amas GoGo, así que tal vez estés satisfecho con ser un AD de por vida, pero me gustaría ver que tu aspiración es poner tu trabajo en el aire al menos una vez, incluso si solo lo piensas. Al menos, quiero ver el video que sacas al aire en la televisión."

¿Era algo que agradecer que su colega senior, que era como un mentor para él, dijera algo como esto? No, espera, estaba extremadamente agradecido –solo estaba sorprendido por el anuncio de que iba a renunciar porque no sabía qué pensar sobre todo lo que decía. Shin colocó sus brazos en la barandilla y miró a la multitud de personas debajo de él. Había estado empleado durante cinco años y todo tipo de personas habían ido y venido al espectáculo. Ya sea para trabajar en un programa diferente, dejar la industria por completo, casarse o cuidar de padres mayores. Todavía tenía mucho que aprender, pero antes de darse cuenta, había visto a tanta gente irse antes que él. ¿Tendría que dejar el programa algún día también? ¿O tendría que ver a Sakae irse? —No, eso nunca pasaría. El día en que Souma Sakae dejase el programa sería el día en que terminara Go Go Dash.

Shin apretó sus brazos, presionando sus uñas en ellos. Cuando recibió su oferta tentativa de la productora, su primera opción, creyó plenamente que no tenía nada de qué preocuparse. Todo lo que tenía que hacer era trabajar para lograr lo que quería y deshacerse de los miedos y las dudas. Aunque la vida después de encontrar un trabajo fue mucho más larga que cualquier otra cosa que hubiera experimentado.

Después de terminar la llamada, Shin se dejó perder en sus pensamientos mientras pensaba en cosas sin respuestas. Después de un rato, regresó a la mesa para ver cómo estaba Tatsuki. Si se estaba divirtiendo, Shin se despediría rápidamente y se iría. Tatsuki no pensaría que Shin estaba en el camino, pero Shin se sentía incómodo uniéndose a la conversación. De todos modos, claramente era una opción mucho mejor para Tatsuki aprovechar esta oportunidad para establecer una relación con este comentarista deportivo.

Shin se dirigió hacia la mesa y la risa amistosa no estaba allí. Solo escuchó palabras como, "qué vergüenza" y "vago bueno para nada". Shin se puso de puntillas y miró por encima de la partición que separaba las mesas. Vio a Tatsuki, el locutor de antes, y a un anciano con mechas de cabello gris y una presencia imponente. Probablemente era el comentarista deportivo Ibaraki-san. Su rostro estaba completamente rojo y seguía mascullando sus palabras. Obviamente estaba increíblemente borracho.

"¿¡Cómo es posible que alguien que quiera hacer jugadas a jugadas no haya oído hablar de Moriyama Tomio!?"

"Cálmese, Ibaraki-san."

El locutor principal tuvo que intentar repetidamente apaciguar al comentarista.

“Él todavía tiene veintitantos años. Ni siquiera había nacido cuando Moriyama-san estaba activo..."

“Podía disparar una bola como un rayo desde el jardín derecho hasta la tercera base. El sonido de la pelota en el momento en que golpeaba el guante te enviaba escalofríos hasta la columna vertebral. El aire incluso temblaba. No hay mejor jugador que haya visto en mi vida y, sin embargo, nunca ha oído hablar de él..."

"Me disculpo sinceramente por mi ignorancia."

Tatsuki estaba completamente tranquilo y no mostraba signos de angustia.

"Estudiaré mis conocimientos deportivos hasta que tenga la oportunidad de sentarme en la silla del locutor junto a usted."

“Todos estos jóvenes locutores, probablemente piensen que estudiar es memorizar la lista de jugadores de béisbol profesionales. Como si solo aprender el nombre, la carrera y sus registros en tu cabeza fuera suficiente, pero no puedo sentir ninguna emoción real por eso. Solo porque eres un poco guapo, pudiste conseguir este trabajo. Tal vez estás abrigado en todas las adulaciones que obtienes, como todas esas celebridades de la televisión."

“Eso es solo una generalización. Soy un colega, así que tal vez sea parcial, pero él es un muy buen locutor. Incluso es el presentador de deportes para nosotros en The News."

"Nunca lo he visto."

Whoa, que molesto. ¿Qué pasa con este tipo?

Había artistas problemáticos en todo tipo de campos, y a Shin no le importaba si le despotricaban en su cara. Si hacía algo mal, lo reconocería y lo arreglaría para la próxima vez. Todo lo demás, simplemente lo ignoraba. En cualquier trabajo, podría haber personas irracionales con las que simplemente tuviera que lidiar. No podía hacer nada más que decirse a sí mismo que había personas que eran razonables y que seguramente lo entendían.

Pero Tatsuki estaba sentado allí justo ante sus ojos, tomando todo este abuso verbal, y Shin no sabía dónde canalizar los sentimientos repugnantes que sentía. Cuando Sakae había ridiculizado a Tatsuki, Shin solo podía pensar, ¿Por qué?, y no podía moverse debido a su desconcierto y aprensión. Pero ahora mismo pensaba, ¿Qué demonios?, mientras apretaba los puños. ¿Por qué Tatsuki tenía que escuchar a un viejo regañarlo por su propio ego? Era raro. Hace un momento, se estaban riendo y divirtiéndose mucho en el programa de comedia, disfrutando de una buena comida y bebidas juntos, pero luego, de repente, alguien que no conocía tuvo que interrumpirlos, y su mentor anunció que estaba renunciando. Quizás el alcohol que no estaba acostumbrado a beber se le estaba subiendo a la cabeza, porque estaba listo para perder los estribos.

Maldita sea, quiero decir algo. Quiero decírselo directamente a la cara. ¿Quién diablos te crees que eres? El béisbol no es lo único que los locutores deportivos deben saber. Tienen que hablar de fútbol, lucha de sumo, atletismo y también natación. Ni siquiera le has visto en la televisión, ¿y por qué lo insultas? Ve a verlo solo una vez cuando habla de deportes. Una vez es todo lo que se necesita para comprender lo bueno que es.

“—¿Cómo puede alguien confiar en un locutor tan llamativo? Porque yo no puedo. Probablemente solo estás tonteando todo el tiempo."

La paciencia de Shin se quebró por la tensión, como un delgado trozo de cuerda que se tira de ambos lados. Justo cuando el hilo final estaba a punto de romperse, Tatsuki notó que Shin estaba allí.

En un instante, Tatsuki se llevó el dedo índice a los labios y sonrió dando a entender, Lo siento. Shin solo había visto sus alegres sonrisas llenas de energía, y esta era otra novedad que había visto de Tatsuki. Shin arrugó la cara y se dio la vuelta para agacharse en un pasillo. Tatsuki había ejercido la disciplina de ser humilde y no decir una palabra al comentarista. Si Shin irrumpiera bajo la influencia del alcohol, solo empeoraría la situación.

Ya lo sé. Lo sé, pero aun así...

“Vamos, Ibaraki-san. Vamos, ¿de acuerdo? Hasta luego, Tatsuki."

Shin vio como el locutor se llevaba al viejo que comenzaba a quejarse de manera aún más incoherente. Cuando regresó a la mesa, vio que la cerveza que estaba medio llena se había vuelto completamente vacía.

"Bienvenido de vuelta." Tatsuki le dio a Shin su sonrisa habitual e informó felizmente, “¡Senpai dijo que esta noche invitaba él! Yay ~ Tal vez debería pedir una botella de champán."

"… ¿Qué demonios es eso?"

“¿Eh? Porque es una invitación especial."

"¡Eso no es lo que quise decir!"

Shin bebió la cerveza tibia y de sabor amargo de un solo trago y golpeó la taza vacía sobre la mesa.

“¿Te molesta verdad? Escuchando todo lo que te dijo cara."

“¿Eh? No en especial. De todos modos, el tipo estaba borracho y no puedo negar que no he estudiado lo suficiente. Estoy completamente bien. No odio a las personas que dicen lo que piensan. ¿No son mucho mejores que los que te sonríen a la cara, pero hablan basura a tus espaldas? "

No estaba fingiendo ser duro. Si Tatsuki decía que estaba bien, entonces estaba bien. Pero Shin no entendía por qué esto se sentía mucho más difícil que aguantar a ese anciano.

Era porque Shin se dio cuenta de que Tatsuki no necesitaba que lo siguiera y lo consolara. Ese Shin no pudo hacer nada por Tatsuki.

Ya sé eso. Lo entiendo completamente. No puedo hacer nada especial por nadie.

Los sentimientos de inutilidad y vergüenza se trasladaron de su conversación telefónica. Brotaron dentro de él y lloró. Aunque le dijeran que era un gran trabajador, no había dejado ninguna marca distintiva que dijera Nawada Shin ha estado aquí. Por eso Tatsuki, quien afrontaba los desafíos del día a día de frente, se sentía tan lejos.

Sus lágrimas no se derramaron a chorros. Simplemente brotaron de su cuerpo y se filtraron a través de sus pestañas.

“¿Eh? ¿Qué? Espera, ¿qué pasa? ¿¡Por qué estás llorando de repente !?"

¿Por qué Tatsuki tuvo que anunciar algo tan insensible para que todo el restaurante pudiera escucharlo?

“¡Cierra el pico! ¡Eres tan ruidoso! ¡Baja la voz, tonto!”

Shin abrió su toalla mojada y usó el lado limpio para secarse los ojos.

"¿Eres un bebedor sensiblero?"

"Déjalo estar."

"Alcohol y Lágrimas y un Hombre y un Hombre."3

"Guarda silencio."

"Pensé que sería más fácil parar si te distraía."

"…Sí, supongo."

No tenía sentido pensar en ese idiota que parecía no tener nada que ver con lo que estaba pasando. Pero no era solo un idiota y eso molestaba a Shin.

Era cierto que sus lágrimas se secaron. Shin colocó la toalla mojada sobre la mesa, y Tatsuki se levantó y dijo, "Vamos". Luego, de repente, cubrió la cabeza de Shin con su gorra de béisbol.

“¿Eh? ¿Y el champán?

"No me gusta mucho."

"Entonces, ¿qué vamos a hacer?"

"Vamos a beber a otro lugar". Tatsuki agarró la mano de Shin y comenzó a caminar.

“¿Beber en otro lugar? ¿Dónde?"

"Mi casa. Gastemos el dinero para nuestra comida y bebida en un taxi ~"

Tatsuki de repente empujó a Shin a un taxi. Shin estaba bien con eso, si eso era lo que Tatsuki quería hacer. Tenía tiempo hasta mañana por la mañana.

Sin embargo, Shin no sabía qué hacer con Tatsuki que todavía sostenía su mano. Actualmente estaban en el asiento trasero de un taxi, sus manos descansando en el asiento del medio con Tatsuki agarrándolo. Y por primera vez, le dio su dirección al conductor con suavidad y luego guardó silencio. Shin no tenía idea de lo que estaba pensando. Quizás Tatsuki también estaba borracho. Tal vez estaba demasiado absorto en sus pensamientos y no se dio cuenta de lo antinatural que era esto. Como prueba, Shin trató de sacar la mano con cuidado, pero Tatsuki volvió a agarrarla con fuerza.

“¿Eh? ¿Qué estás haciendo?” Shin dijo sin pensar, y el taxista los miró por el espejo retrovisor y preguntó, "¿Disculpe?"

"Oh, lo siento, no es nada."

Shin siseó un bajo "Hey" a Tatsuki, pero él solo devolvió un fresco y compuesto "¿Sí?". Si Shin preguntara ¿Por qué me sostienes de la mano? tenía miedo de recibir una respuesta escandalosa e inesperada. Tatsuki solo estaba usando sus lentes en este momento. ¿Y si el conductor supiera que él era Minagawa Tatsuki?

Pero espera, no es un problema del que deba preocuparme. Él es el que lo está haciendo por su propia cuenta. Espera, pero, pero...

La cabeza y las mejillas de Shin ardían tanto que no podía pensar con claridad. Tal vez realmente bebió demasiado esta noche. En el auto con aire acondicionado, su sudor se empapó, humedeciendo sus manos juntas, pero Shin no lo encontró nada desagradable.

"¿De quién era tu llamada telefónica?" Preguntó Tatsuki.

"De un director de GoGo."

"Hnn, me alegro."

"¿De qué?"

"Bueno, si fuera de Souma-san, te irías de nuevo."

La palma de la mano de Tatsuki se sentía como si irradiara un calor más alto que la temperatura de su cuerpo.

"Pero era otra persona, así que me alegro."

"Sigues mencionándole. ¿Qué intentas decir?”

"Hmm, yo mismo no estoy del todo seguro.”

En contraste con la ligereza de sus palabras, el agarre de Tatsuki sobre la mano de Shin casi dolía.

“Pero antes, estabas enojado y llorando por mí, ¿verdad? Me hizo feliz. Me hizo feliz, pero pensé, 'Ahh, esto no sucedió cuando Souma-san me regañó'. Me olvido de las cosas con bastante facilidad, así que realmente no guardo rencor. Y me sorprendió un poco. Incluso ahora."

Shin se bajó la gorra de béisbol hasta los ojos para no ver nada. Este tipo era raro. Shin tenía la sensación de que diría algo aún más incomprensible cuando llegaran a su apartamento, pero probablemente Tatsuki no lo dejaría salir del taxi ahora mismo ni soltar su mano. Y Shin, incapaz de decidirse a usar todas sus fuerzas para deshacerse de Tatsuki, había estado un poco raro hace mucho tiempo.

 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario