¡Te necesitamos!






Traducción Español-Inglés: Nina
Traducción Inglés-Japonés: DayDrop


Había una serie de estereotipos que el público en general tenía sobre las personas que trabajaban en la industria de la televisión: 1) Productores que usaban cardiganes atados alrededor de los hombros; 2) Gerentes de piso que sostenían cuadernos de bocetos con una señal que decía: ¡Di algo tonto aquí!, y 3) Los pobres AD maltratados físicamente.

Shin nunca vio el número 1, pero a veces veía el número 3, aunque no se suponía que sucediera, al menos no frente a otros. El estereotipo que reflejaba más fielmente la realidad era probablemente el número 2. Shin estaba increíblemente emocionado la primera vez que lo vio en el set.

"Sé que estás en el proceso de formación, pero me gustaría que lo probaras tú mismo. Ya conoces el resumen completo del programa, ¿verdad? Tienes a otros aquí vigilando las cosas para ayudarte."

"Sí señor."

Antes de la transmisión, Shin revisó dos veces la pila de tarjetas de referencia unidas por un broche superclip. Fueron escritos en hojas de papel de tamaño A3, comenzando con señales como (día), (mes), (fecha) –Es hora de The News, o Nuestro primer tema es (llenar el espacio en blanco), o Después del comercial viene el tiempo. Todos los comentarios que necesitarían para dirigir el espectáculo estaban preparados en las hojas. También tenía un libro separado lleno de apuntes regulares, como (Número) segundos para entrar, o Por favor concluya, o Por favor amplíe el tema, y si había un problema inesperado, como un videoclip que no se completó a tiempo o un invitado atascado en el tráfico, escribiría algo en un cuaderno de bocetos (de forma legible) para que los presentadores lo supieran. Y si había algo increíblemente urgente, lo diría en voz alta. En resumen, tenía que actuar como intermediario entre la sala de control y los presentadores utilizando medios que no afectarían la transmisión.

"¿Estás nervioso?" preguntó el gerente de piso que estaba supervisando su entrenamiento.

"Sí, la sincronización de los segmentos es mucho más estricta aquí que en los programas pregrabados."

"Estarás bien. Nuestro programa no es uno que dependa en el gerente de piso. Solo tenga cuidado de no aparecer en la toma. Eso es lo único que siempre debe tener en cuenta."

“A qué se refiere?”

No sonaba como algo que la gente dijera abiertamente sobre su programa.

“Asou-san y Kunieda-san casi nunca miran las señales de sus líneas. También se memorizan sus introducciones, e incluso si estamos justos por un poco de tiempo o tenemos algo de tiempo extra para llenar, harán sin problemas la transición que necesitamos."

"Ya veo…"

Era como si los tres locutores del programa fueran de tres colores diferentes y distintos: Asou Keiichi ponía en orden todo el programa como el presentador principal, Kunieda Kei era el apuesto estudiante de honor que entregaba las noticias sin problemas y Minagawa Tatsuki era el radiante lleno de energía. Eran como los tres colores primarios de luz y, dependiendo de cómo se combinasen, podían crear cualquier color del arco iris para llevarlo al estudio. Incluso sin una locutora para agregar algo de "resplandor" al programa, la razón por la que no se volvía aburrido e insulso probablemente dependía por completo de la inteligencia del elenco. Si eso era lo que Shitara había buscado deliberadamente, este no podía ser un productor ordinario.

Pero todavía había un locutor de los tres a quien el supervisor no había mencionado.

"Entonces, ¿qué hay de Minagawa?" Shin preguntó, mirando a Tatsuki por el rabillo del ojo. Tatsuki estaba, como de costumbre, haciendo ruido en el sofá mientras veía un partido de béisbol en la televisión.

Shin recibió un "Sí" y una sonrisa irónica.

"Puede ser un niño problemático a veces."

"¿Eh?"

"Pero creo que es mejor que no recibir comentarios de los presentadores."

"Eso podría ser cierto, pero..."

“Oh, la reunión técnica está por comenzar. Vayamos al estudio."

"Sí señor."

Shin y Tatsuki no habían hablado demasiado hoy excepto para saludarse, pero Tatsuki trató a Shin como si su discusión durante el fin de semana nunca hubiera sucedido. ¿Estaba siendo considerado con los sentimientos de Shin? ¿O se olvidó por completo de su discusión? Shin pensó que probablemente era lo último. Tatsuki estaba ocupado y tenía toneladas de gente a su alrededor; probablemente no tuvo tiempo para preocuparse por cosas tan triviales. Shin se sintió un poco aliviado, pero su cobarde alivio lo hizo sentir frustrado.

Tampoco significa nada para mí. Debo concentrarme en el trabajo.

Shin revisó el esquema detallado de los eventos con los operadores de cámara y el equipo técnico mientras repasaban juntos el resumen en su reunión. Observó las operaciones de cada uno de los equipos para tener una idea de su progreso y reunió sus tarjetas de referencia en la mano para ponerse en espera. Los presentadores también entraron al estudio, poniéndose los micrófonos y haciendo sus preparativos.

"Kunieda-san, fui a ese lugar de ramen de nuevo después de la fiesta de la semana pasada. El tonkotsu shoyu también está muy bueno."

"¿Qué quieres decir con ese lugar de ramen?"

"Jaja, sabes a lo que me refiero ~ Ese lugar donde inhalaste un tazón enorme de ramen como un Dyson esa vez."

"¿Quizás sucedió en un sueño tuyo?"

Realmente habla con cualquiera, pensó Shin, un poco exasperado e impresionado al mismo tiempo. O tal vez estaba un poco impresionado y exasperado al mismo tiempo. Kunieda era muy amable y educado con todos, pero eso solo hacía más difícil para Shin acercarse y hablar con él sin ninguna razón para hacerlo. Asou también lo encontraba muy difícil para acercarse; había una especie de austeridad e intimidación que lo rodeaba.

Sin embargo, Shin compartía un pensamiento cuando se trataba de los tres –le hacían recordar que los locutores eran diferentes a la gente común. Eran diferentes de los comediantes con los que Shin había trabajado, pero también eran oradores profesionales. Tenían que hablar con los espectadores con una expresión natural, observando el acento de las palabras, la terminología técnica y una infinidad de reglas arcanas para los locutores de televisión –todo mientras estaban en televisión en vivo sin que se permitieran rehacer las tomas. Trabajando detrás de escena, poco a poco Shin comenzó a entender lo increíbles que eran.

"¡10 minutos para entrar al aire!"

El corazón de Shin empezó a acelerarse. Las palmas de sus manos y su nuca comenzaron a sudar, y su aliento salió lentamente de sus pulmones, lo que le hizo un poco difícil respirar. ¿Qué debería hacer si se equivocaba? ¿Si dejaba mal a los presentadores y al personal? ¿Si accidentalmente bloqueaba la toma con su mano o con las tarjetas de señales? Shin estaba asustado y preocupado, pero esas no eran las únicas cosas que sentía latiendo en su corazón acelerado.

Primero, rodó la apertura. Luego vinieron los saludos, el lanzamiento a las principales noticias y una cortinilla de 5 segundos antes del primer corte comercial. Fuera de comerciales, cubrieron el viaje al extranjero del primer ministro, el homicidio del acosador de Yokosuka y las reformas del gobierno metropolitano de Tokio. Luego, después de una pausa comercial de 1 minuto, discutieron la política de tasa de interés negativa hasta que llegaron al comercial #3, y después de un tiempo para sus patrocinadores, pasaron al comercial #4 por un total de 1 minuto y 55 segundos. El siguiente tema fueron las demandas farmacéuticas, luego el comercial #5 durante 2 minutos, las noticias de actualidad con 6 historias en 3 minutos, el comercial #6 durante 2 minutos y luego, los deportes, el segmento que presentó Tatsuki. La entrega fue conmovedora e inspiradora, al igual que el mismo locutor.

Oh, puedo escucharle de cerca cuando estoy en el suelo dirigiendo.

El ánimo de Shin mejoró. No había lugar para que la mísera amargura o los celos le metieran presión. La transmisión fue aterradora y estimulante al mismo tiempo.

Ahh, me está empezando a gustar mucho este programa.

Shin no quería trabajar en este programa al principio. Siendo sinceros, no le interesaban las noticias ni los deportes, pero poco a poco, estaba empezando a pensar que estaba contento de haber venido aquí.

+ + +

Shin se había pasado una hora agachado, de pie, poniéndose de rodillas, gateando por el suelo y sentándose de rodillas. Cuando finalmente terminaron sus tareas en el piso, notó que sus articulaciones crujían por todas partes debido a toda la actividad física. Había estado demasiado frenético para notarlo durante la transmisión. Sería doloroso hasta que se acostumbrara. Constantemente estaba esquivando las cámaras, por lo que también lo ponía de los nervios.

"¡Buen trabajo a todos!" Shin gritó. Miró hacia el techo y respiró profundamente. Por ahora, se acabó.

No había indicios de una reunión de revisión allí mismo en el estudio, y Shin se sintió aliviado de que parecía haber recibido una calificación aprobatoria. Mientras ayudaba a ordenar el estudio, Tatsuki se le acercó.

"Nacchan, ¿te importa si te doy una crítica?" Tatsuki dio la desagradable solicitud con una voz ligera y despreocupada.

Shin quería decir, No, pero este era su trabajo, por lo que respondió modestamente, "Por favor, adelante."

"Al final del rincón de los deportes, ¿por qué diste la señal para terminar la historia de la lucha de sumo allí?"

"¿Por qué? Porque la sala de control me dijo que cerrara."

Durante el tema final de las noticias, uno de los comentaristas habló durante más tiempo del que habían planeado y la sala de control decidió transmitir el segmento de noticias de última hora sin interrumpirlo. No había más remedio que dejar que los deportes recibieran el golpe. Todos los segmentos podrían ser igualitariamente cortos o largos, y cualquiera de ellos podría ajustarse para adaptarse al otro. Probablemente no sea justo decir esto, pero Tatsuki era un locutor de la cadena en un programa de noticias. Estaba en una posición muy diferente a la de los talentos televisivos externos que tenían que luchar para obtener tiempo de emisión, siempre clamando por cualquier segundo extra, cualquier fotograma extra frente a las cámaras. ¿Había realmente alguna necesidad de discutir sobre eso? ¿No mencionó que de todos modos no le importaba aparecer en televisión?

"¿Qué? ¿Vas a terminar porque te lo dicen?"

"Bueno, no hay razón para no hacerlo."

"¿Por qué no? ¡Deberías luchar más contra ellos! ¡Toda mi emoción se desvanece cuando empiezas a agitar el puño en círculos!"

Tatsuki continuó presionando más su opinión. ¿Era esto lo que el supervisor quería decir con problemático?

“¡Quiero decir, el partido de hoy fue totalmente salvaje! Yo estaba emocionado; los comentaristas estaban emocionados. No quiero que todo se esfume."

"Vale, pero no podemos simplemente extender nuestro programa como un juego de béisbol, ya sabes."

“No estoy hablando de matemáticas aquí. ¿No te pareció emocionante el partido cuando me escuchabas, Nacchan?”

"Sí, lo fue."

"¿¡Totalmente, cierto!?"

Tatsuki invadió directamente al espacio de Shin sin dudarlo y Shin por reflejo dio un paso atrás. Shin había pensado esto antes, pero el sentido de espacio personal de Tatsuki era mucho más cerca de lo normal. Por cómo se veían las cosas, Shin se preguntó si Tatsuki había crecido sin sufrir los duros golpes del rechazo en su vida. Las chicas probablemente tenían una idea equivocada sobre Tatsuki y leían mal sus señales todo el tiempo.

“El gerente de piso es el espectador más cercano que tenemos, ¿no es así? Así que realmente me importa mucho tu reacción, ¿sabes? Si encuentras mi segmento divertido y emocionante, entonces deberías querer escucharme más. Puedes negociar con la sala de control para que me dé 10 o 20 segundos adicionales. Transmites toda la información sobre el cronometraje muy bien, pero cuando te lanzo la pelota y no me la devuelves, me siento completamente insatisfecho. Es como si no pudiera ver lo que sientes o lo que quieres decirme, Nacchan. El trabajo de un gerente de piso no es solo transmitir señales, ¿sabes?"

Las palabras salieron fluidas mientras este orador profesional seguía hablando y hablando sin posibilidad de que Shin dijera una palabra. Shin presentó una excusa que tenía en la punta de la lengua: Pero no hay nada que pueda hacer al respecto. ¿Por qué querría alguien saber acerca de sus pensamientos y sentimientos personales? No tenía una antena que captara pequeños detalles que le permitieran opinar sobre cómo dirigir un programa de televisión nacional.

...Si yo fuera Souma-san, sería una historia diferente.

Parecía que tal vez Tatsuki había captado los pensamientos más íntimos de Shin, porque el rostro de Tatsuki se endureció un poco.

"Oye, oye, dale un respiro al chico."

Shitara interrumpió con una risa irónica, y Shin se sintió aliviado desde el fondo de su corazón.

"Es su primer día como gerente de piso, ¿y le está diciendo que no escuche la sala de control? Por supuesto que no puede hacer eso. ¿Qué intentas conseguir que haga?”

"No dije nada sobre no escuchar a la sala de control", argumentó Tatsuki, haciendo un puchero. “Solo digo que quiero más reacción de él. No puedo hacer mi mejor esfuerzo si no obtengo respuesta de la audiencia."

"Eso sería malcriarte demasiado, ya sabes ~"

"De ninguna manera, es super normal. Asou-san y Kunieda-san son los extraños. De todos modos, el programa fue demasiado pesado en las noticias hoy. Realmente no necesitábamos ese último comentario sobre la historia del acosador. Podrían haber terminado esa parte en 30 segundos."

“Sí, sí, puedes hablar con el anfitrión, ¿de acuerdo? Nawada-kun, has hecho un gran trabajo esta noche. ¿Tienes algo de tiempo para hablar?”

“Um. Sí señor."

Shitara le mostró a Shin la sala de control vacía y se sentó en la silla que usaría el director de transmisión. Luego miró hacia los bancos de pantallas de monitores silenciosos y oscuros.

"Cuando estás rodeado por todo este equipo en la sala de control, puede hacerte pensar que los presentadores también son parte del equipo.”

"¿Es… así?"

"Sí, como si fueran parte de la línea de montaje. Cuando estás haciendo una transmisión en vivo, solo quieres que tu programa vaya según lo planeado sin accidentes. Pero si el programa comienza a desviarse de los preparativos, o si obtenemos información que debemos revisar de inmediato, es fácil entrar en pánico y, en la sala de control, queremos ceñirnos a lo que está escrito en el resumen. La respuesta que más odiamos es "No escuché sobre esto". Nos hace gritar en nuestras cabezas: "Solo escucha nuestras órdenes". Pero el estudio también tiene un argumento para su punto de vista. Pueden sentir el flujo y la atmósfera en la sala, por lo que están tratando de mantener el programa lo mejor que pueden, pero sorprendentemente, eso no se transmite muy bien a la sala de control, a pesar de que estamos a la puerta de al lado. La televisión funciona de formas realmente extrañas."

Shitara se reclinó completamente en su silla y le sugirió a Shin, "¿Por qué no tomas un asiento?"

"No gracias. Estoy bien."

“El gerente de piso es un rol difícil de desempeñar. No importa lo que hagas, simplemente no puedes ganar. Estás atrapado entre la sala de control y los presentadores sin ningún lugar adonde ir. Y tal vez tienes un director enojado gritándote al oído por los auriculares, o tal vez la gente está entrando en pánico porque el video no está listo, pero siempre tienes que mostrar una sonrisa frente a los presentadores."

"Um..."

"¿Hmm?"

"¿Estoy recibiendo críticas por mi desempeño de hoy?" Shin preguntó nerviosamente.

"No no" Shitara se rio. “Esto es solo una pequeña charla. Recuerdo haber recibido algo similar cuando empecé. Por cierto, quería preguntarte, Nawada-kun, ¿qué piensas de los comentarios de Tatsuki?"

Shin vaciló un poco, pero respondió honestamente.

"En cierto modo lo entiendo, y en cierto modo no. Nunca he estado en televisión, así que me pregunto qué dijo... Pero es importante mantener el ambiente en el estudio –eso parece ser algo en común tanto para los programas de noticias como para los de variedades, así que haré todo lo posible para satisfacer más los deseos de los presentadores."

“Eso se debe a que es el tipo de presentador al que le gustan los comentarios positivos. Si le das el mismo guion para que lo lea frente a una cámara y frente a una audiencia en vivo, su versión en vivo será significativamente mejor."

"Debe tener nervios de acero."

“Según Tatsuki, nunca se ha puesto nervioso en toda su vida. Debe ser agradable, pero no creo que quiera ser así."

Shin estaba a punto de sonreír y decir, estoy absolutamente de acuerdo, pero Shitara continuó hablando, así que Shin se contuvo.

“Tatsuki puede ser imprudente e impaciente, pero básicamente, creo que está tratando de preguntarte qué tipo de gerente o director quieres ser. Quiere saber qué imagen tienes en mente para la transmisión cuando estás en la cancha y cuáles son tus expectativas para los presentadores."

Nacchan, ¿qué tipo de director quieres ser en el futuro?

Esas fueron las palabras que le había preguntado a Shin en la tienda de ramen.

"Solo has estado aquí por un corto tiempo, Nawada-kun, pero mirándote, creo que eres alguien que presta mucha atención a las necesidades de otras personas. Observas los pequeños comportamientos, o miras hacia dónde está mirando alguien, y sabes llevarle agua o un periódico. Incluso hace un momento dijiste que acomodarías más a los presentadores. Y sí, es importante, pero me pregunto... ¿cómo debería decirlo? Me gustaría ver más de 'tú' y lo que piensas, en lugar de intentar siempre complacer a los demás."

¿Qué es esto? Después de todo, me están criticando.

"... ¿Qué pasa si lo que pienso es que no quiero 'yo' en él? ¿Es tan malo?"

"¿Hmm?"

"Bueno... Hay alguien en la industria a quien realmente respeto, y he decidido seguirlo donde quiera que vaya. En cualquier caso, solo quiero apoyarlo como pueda para que se sienta bien haciendo el trabajo que quiere hacer. Esa es mi motivación personal... Y no creo que esté mal por mi parte pensar de esta manera."

"Hmmm, esa es tu respuesta ~", dijo Shitara, cruzando los brazos. "No me corresponde a mí decidir si está bien o mal, pero todavía eres joven. Existe la posibilidad de que crezcas y cambies en el futuro."

¿No es eso lo mismo que decir que está mal?

Shin regresó a la sala del staff con sus sentimientos confundidos, y Tatsuki, brillante y soleado como siempre, lo invitó a la cafetería.

"Escuché que está abierto toda la noche esta noche. Ojalá pudieran mantenerla abierta hasta tan tarde todos los días ~"

"...No te puedo creer."

Tatsuki era parte de la razón por la que Shin fue llamado, y aún podía acercarse a él como si nada estuviera mal.

“¿Eh? ¿Qué?"

"¿Cómo puedes acercarte a mí como si nada hubiera pasado en el estudio?"

"Eso es porque era por trabajo. Y ahora que nuestro trabajo está hecho, lo dejamos en el estudio. Pero si tienes algo que decir, ¿te escucharé?”

"¡No realmente!"

Tal vez era la rapidez con la que pasaron a otros temas lo que permitió a Shin hacer su comentario sin ningún temor. Tatsuki no temía expresar sus opiniones y no temía el conflicto. Miraba a las personas a los ojos y les decía lo que pensaba a todos, sin importar quiénes fueran –con iris brillantes y ardientes. Pero independientemente de las palabras utilizadas para describirlo –claras, distintas, elocuentes– había un brillo en Tatsuki, como si fuera el sol y Shin no pudiera mirarlo directamente, y siempre se encontraba instintivamente apartando la mirada.

Otros miembros del personal se unieron a ellos y se dirigieron como un grupo de cinco o seis personas a la cafetería. Aunque era tarde en la noche, el sitio estaba lleno de gente, y Shin escuchó su nombre entre la multitud.

"¡Nawada!"

"¡Oh, buenas noches!"

Varios miembros regulares del elenco de GoGo estaban sentados con Sakae.

"Um..."

Shin vaciló mientras sostenía su bandeja con la cena especial de la noche. Las personas que lo acompañaban observaron la situación y le dieron un codazo.

“Deberías sentarte con ellos. Son artistas en tu programa, ¿verdad?"

"Lo siento. Gracias." Shin inclinó la cabeza y se dirigió a la mesa de Sakae.

"Nawada, ¿Con quién estabas hace un momento?"

“El personal del noticiero nocturno. Acabamos de terminar. Me asignaron a su programa recientemente.”

"¡Vaya, The News!"

La voz pertenecía a un comediante y recorrió toda la cafetería. Sakae refunfuñó bruscamente, "Baja la voz."

"¡Oooh, es por eso por lo que seguimos invitándote a salir, pero sigues rechazándonos!"

"Oh, no es nada de eso."

"Es porque sigues diciéndole que encuentre chicas para ti cuando estás cerca."

"Ohhh, pero ¿no dije que podría convertirme en político algún día? ¿Quizás deba ser más amable con Nawada por si acaso ~?”

“¿Hablas en serio? De todos modos, Nawada, ¿llegas ponerte unos auriculares?”

"Suenas muy despreocupado al respecto."

"Solo quería preguntar si los llevaba o no."

Shin se rio de su conversación y pensó en cómo se sentía más relajado aquí. Le recordaba a su hogar, y podía encajar instantáneamente. Estaba aquí, hablando con los artistas de su programa favorito, habiéndolos conocido a través de ese programa favorito. Valía la pena trabajar tan duro para llegar a este punto –que bromearan con él y le dieran un lugar donde se sentía como si perteneciera.

Cuando estaban charlando sobre su próxima ubicación de filmación, Sakae tomó los palillos de Shin y comenzó a coger comida de su plato. Sakae solo tenía una taza de café frente a él, así que tal vez vio la comida y comenzó a tener hambre.

"¿Quieres que te traiga otro plato de esto?"

"No es necesario."

No parecía querer una porción completa. Shin recordó las palabras que esa mujer había dicho la semana pasada y se sintió aliviado de que Sakae al menos tuviera ganas de comer un poco.

"Eh, ¿qué es esto?"

Justo cuando Shin se sentía aliviado, Tatsuki de alguna manera se había deslizado silenciosamente, parándose justo detrás de Shin.

"¿No dijiste que odiabas que la gente pusiera sus palillos en tu comida ~?"

Sakae lanzó una mirada fría por encima del hombro de Shin, y la presión arterial de Shin se disparó repentinamente hacia arriba y hacia abajo –su cabeza se sobrecalentó y las yemas de sus dedos se convirtieron en hielo. Su cuerpo fue arrojado al caos total, y le siseó a Tatsuki, "¿Qué estás haciendo?" ¿Realmente iba a hablar de eso ahora?

"Um, por favor disculpe, no es nadie sospechoso, de verdad."

"Hey, hey, ¿qué quieres decir con sospechoso?"

"¡Por favor, mantén la boca cerrada!"

Shin entró en pánico, pero los artistas alrededor de la mesa no parecían ofendidos y comenzaron a hablar con Tatsuki.

"Oh, ¿no eres tú el que hace deportes para The News?"

"Siempre veo el programa ~"

"¡Oh gracias!"

"Veamos, espera, espera, el nombre viene a mí, estoy bastante seguro de que es–..."

“Ninagawa-kun,” dijo Sakae. "… ¿Era?"

Claramente sabía el nombre, pero se equivocó a propósito (y tampoco se molestó en ocultarlo), pero Tatsuki respondió con calma, "Cerca, es Minagawa."

"Oh, es cierto. ¿Es este tu quinto año aquí? Eres muy joven y, sin embargo, eres el presentador deportivo de un programa de noticias tan respetable. Eso es increíble."

"De ninguna manera, no soy increíble en absoluto."

"Si, tienes razón. Así que no vuelvas a cometer ese error y deja que se te suba a la cabeza, aficionado de segunda."

La voz medio en broma se transformó en algo que podría cortar como un cuchillo. Siempre que Sakae utilizaba esta voz durante las reuniones o la filmación, la mayoría de los directores comenzaban a temblar de miedo.

"No me digas que piensas en ti mismo al nivel de Asou o Kunieda. Quítele su apariencia y su juventud, y será el mismo que todos los pésimos locutores que hay. Así que deja de parlotear y sal de mi cara."

Shin pensó que probablemente Tatsuki todavía estaba tranquilo después de escuchar todo lo que le dijeron. De alguna manera sabía que Tatsuki iba a decir, Hmm, qué hacer, mientras pensaba en cómo responder. Pero Shin estaba demasiado en pánico y no podía pronunciar una palabra. No era raro que Sakae se enfadara con alguien, pero debido a que esa persona era Tatsuki, Shin no pudo encontrar una manera de intervenir y calmar la situación.

“Tranquilo todo el mundo.”

Afortunadamente, tenían comediantes muy experimentados aquí para cortar alegremente la tensa atmósfera. Si la elección del momento fuera de un segundo demasiado rápido o demasiado lento, la tensión podría haber aumentado en un instante.

"Dejémoslo, Souma-san. De todos modos, es hora de partir."

"Eso es correcto, eso es correcto. Nawada, lo siento, pero ¿podrías devolvernos las bandejas?”

"Oh sí por supuesto."

Tatsuki ayudó a Shin a llevar las bandejas al mostrador de devolución. Shin estaba agradecido por su ayuda, pero probablemente estaría más feliz si Tatsuki lo dejara solo.

"Oye."

Pero Tatsuki habló con mucha normalidad.

“¿Me estaba felicitando por mi apariencia? ¿O me estaba despreciando excepto por mi apariencia? ¿Cuál fue?”

"…No sé."

"Bueno lo que sea."

Dejaron las bandejas en la cinta transportadora. Tatsuki ni siquiera se quejó, y cuando Shin vio su espalda alejarse, se sintió increíblemente culpable.

"¡Minagawa!"

"¿Hmm?"

"Umm... lo siento."

"¿Por qué te disculpas, Nacchan?"

Había brillo en la voz de Tatsuki, pero sonaba como si no hubiera tolerado una explicación vaga. Shin no pudo decir nada. Terminó de limpiar la mesa y se dirigió a la sala del staff para GoGo. Se topó con los artistas con los que estaba, y le preguntaron, "¿Qué le pasa a Souma-san?"

"Lo siento, yo mismo no estoy muy seguro... Parecía que no se habían conocido antes de hoy."

"Tal vez simplemente lo molestó de alguna manera."

"Odia a la gente, así que puedo verlo posible."

"No hay nadie más irracional que él."

"Su personalidad es un completo fracaso."

Los artistas hablaban mal de Sakae así todos los días, pero Shin no pensaba en eso. No aceptaban la personalidad de Sakae, pero confiaban en él para hacer un buen programa de televisión. Entendían que Sakae se arriesgaba para el programa más que nadie, que derramaba su alma y sangre en él, y compartían una promesa tácita de que cada uno haría todo lo posible por el programa. Por eso podían pasar por alto su arrogancia e indignación. Era más insoportable trabajar para un productor que podía ser una persona honrada pero que solo hacía un programa terrible y aburrido.

“Oh, sí, Nawada. Sé que es de último minuto, pero Motor Coil estará en la ciudad este sábado para una actuación. ¿Puedes hospedarlos en tu casa de nuevo?”

"Claro, no hay problema."

"Siento molestarte de nuevo, pero todavía no tienen amigos aquí."

Los dúos de comediantes de Osaka, cuando eran invitados a Tokio para realizar un espectáculo en vivo, normalmente tomaban el autobús nocturno barato el día antes del programa para llegar y regresar. Si querían gastar la menor cantidad de dinero posible pero aun así descansar y darse una ducha antes de la actuación, entonces necesitarían conocer a alguien con un lugar que pudieran usar. Y así Shin ofrecía su apartamento para que los jóvenes comediantes lo tomaran prestado de vez en cuando. No era como si estuviera en casa muy a menudo, y luego le limpiarían el lugar. No pensó que fuera un problema en absoluto.

"Umm, ¿dónde está Souma-san...?"

Hicieron un gesto de cigarrillo, por lo que Shin se dirigió a la zona de fumadores. Sakae estaba allí solo mirando por la ventana.

"Souma-san."

Era normal que Shin nunca recibiera una respuesta, pero el perfil de la cara de Sakae hoy requería que reuniera mucho coraje para seguir hablando.

“Escuché que odias The News, Souma-san. ¿Puedo preguntarte por qué lo odias?”

Shin sabía que había una gran posibilidad de que frunciera el ceño y le diera una no respuesta, que odiaba lo que odiaba, pero Sakae le respondió sin quitarse el cigarrillo de la boca.

"¿Qué tiene de divertido filmar la realidad? Prefiero ganarme la vida haciendo reír a la gente que explotando sus desgracias."

Normalmente Shin respondería, Eso es cierto, y se retiraría, pero se humedeció los labios con la lengua un par de veces y habló.

“Creo que The News también es divertido. Sí, es la realidad... Pero no solo transmiten la realidad sin nada más. Quieren que los espectadores vean el programa, por lo que es necesario editar y dirigir como en un programa de variedades. Y es una transmisión en vivo, por lo que todos están trabajando al límite para tratar de hacer todo a tiempo."

“Shin.”

Shin no tenía ninguna convicción detrás de su argumento, y sus palabras vacilantes fueron interrumpidas en un instante.

"¿Es interesante lo que tienes que decir?"

La pregunta era, ¿Merece la pena escucharte hablar? El corazón de Shin literalmente se encogió ante sus palabras. Podía sentir el dolor de los vasos sanguíneos congelarse dentro de su pecho, impidiendo su pulso. Le asustó. Que Sakae podría echarlo del programa porque pensaba que Shin estaba siendo irritante o desafiante. Que podría perder repentinamente el lugar que había estado construyendo durante años. Shin bajó la cabeza y respondió, "Lo siento, no es nada". Luego salió de la zona de fumadores. Solo en el pasillo vacío, Shin dejó escapar un largo y profundo suspiro. Cuando Sakae estaba de buen humor, Shin podía bromear con él, pero cuando Sakae estaba de mal humor, solo podía retroceder y mantener la cabeza gacha, usando la obediencia como paraguas para evitar que la tormenta lo golpeara. Así era como todos los que trabajaban para Sakae sobrellevaban sus trabajos, y eso era lo que Shin había aprendido y nunca cuestionó. Pero en este momento, se sentía avergonzado de sí mismo. Cuando pensó en la razón, fue porque se comparó a sí mismo con Tatsuki, quien decía cualquier cosa que creyera que necesitaba decirle a cualquiera, sin importar quiénes fueran, sin pestañear.

Minagawa no se equivoca. Y no es incompetente.

Eso era lo que Shin realmente quería decir.

 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario